Ser un Padre Comprensivo

La clave para poder brindar el apoyo que sus hijos necesitan

Ser padre en estos tiempos es un reto.  Poder balancear el tiempo dedicado al hogar y a la vida profesional puede ser abrumante.  No solo tenemos que preocuparnos por cubrir las necesidades básicas de nuestros hijos. Hacemos lo posible por ensenarles a ser cuidadosos y responsables.   Sin embargo, en el mundo de hoy, se espera que les ensenemos a ser emocionalmente saludables y a saber relacionarse con los demás.  Adicionalmente, la explosión de la tecnológia de información, asociada con el internet, las redes sociales, la evolución de los electrónicos y el ajetreo diario, pone a los padres en una posición muy difícil. Por esta razón he decidido enfocarme en los padres en este artículo.

Muchos padres con respecto a la educación de sus hijos, sienten que deberían saber que hacer.  Constantemente se preguntan si están fallando y sienten vergüenza por no saber qué es lo que se supone que deberían hacer.  Somos muy buenos en ser duros con nosotros mismos cuando hablamos del tema de ser padres y es por esta razón voy a tocar el tema de la compasión.

De que se trata la compasión?

Cuando sentimos compasión por otros, sentimos amabilidad hacia ellos, empatía y deseo que se reduzca su sufrimiento. Por lo tanto, ser compasivos con nosotros mismos, seria sentir lo mismo hacia nosotros.  La auto compasión, crea un espacio dentro de nosotros que es libre de juicios.  Es un lugar donde se reconoce la herida y el haber fallado y se ablanda para permitir esas experiencias con amabilidad y bondad.

Como podemos aplicar compasión hacia nosotros mismos?

Sea amable consigo mismo

Recordemos que nosotros tenemos la responsabilidad de criar a nuestros hijos y no hemos sido entrenados para esto, los tiempos han cambiado, lo que funciono en el pasado con nosotros puede no funcionar en el presente con nuestros hijos, porque nuestros hijos no son como nosotros y el ambiente actual es totalmente diferente en todo sentido. Nosotros estamos haciendo lo mejor que podemos y la tecnología y las redes sociales están evolucionando más rápido de lo que puede procesar los cambios nuestra mente.

Deje de culparse a sí mismo

Nuestras experiencias de tener un estilo particular de padres o no tener padres, puede de alguna forma darnos una idea o no de cómo ser padres, pero de cualquier forma nosotros no escogemos nuestras circunstancias o nuestros padres.  Por esta razón no es justo culparnos a nosotros mismos por lo que nos hace falta o lo que no sabemos porque nunca nos lo ensenaron. Recordemos también que aun las experiencias positivas que uno tuvo de niño tampoco necesariamente nos van a dotar con el conocimiento que se requiere para ser padres en el mundo de hoy.

No se juzgue a si mismo

La vida cada vez es mas agitada y si usted tiene roles diferentes en su vida también tiene una capacidad limitada.  Pero recuerde, si usted decidió vivir asi es porque basado en sus valores y experiencias usted piensa que es lo mejor para su familia o porque simplemente usted no encuentra como hacerlo diferente.  De todas formas, usted esta haciendo lo que tiene sentido para usted y esta usando lo mejor de sus capacidades y habilidades para tomar esta decisión.

Acepte que es humano

Todos somos imperfectos y todos sufrimos, esto es lo que nos hace humanos.  No se supone que tenemos que ser perfectos esta es una idea desatinada que le damos cabida en nuestra mente y puede llegar a tener mucho peso a lo largo de nuestras vidas.  Muchas de las expectativas sociales están basadas en ser el “padres perfectos”, lo cual no puede ser real. No caigamos en ese juego porque puede ser muy peligroso.

Uno de los beneficios de ser compasivos con nosotros mismos es que nos permite aceptar nuestra falta de conocimiento y nos hace conscientes de la complejidad de lo que es el ser padres sin estarnos juzgando.  Este reconocimiento nos permitirá eventualmente avanzar.

Avanzar como padres en este caso podría traducirse en permitirnos buscar ayuda ya sea de otros padres, profesionales, leer un libro o buscar otros recursos y herramientas que nos pueden ayudar a ser mejores padres sin tener que sentirnos culpables.

Ser compasivos con nosotros mismos, también nos permitirá ser compasivos con nuestros hijos y con los demás, y nos ayudará a mejorar nuestras relaciones y lograr obtener lo mejor de los demás.

Algunos otros beneficios científicos de la compasión son; reduce el sufrimiento, abre nuestros corazones, agranda nuestra perspectiva e identidad, aumenta nuestra felicidad y mejora la salud. Todos estos suman a un mayor objetivo el cual es encontrar la paz.

Cristina Deneve

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Call Now search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close